La cirugía de la obesidad también se recomienda en menores

dark-hero-3-1200x786.jpg

Las alarmas no han dejado dispararse desde que se han dado a conocer las cifras actuales de sobrepeso y obesidad en España, y no es para menos. La obesidad ha aumentado del 7,4% al 17,0% en los últimos 25 años. Actualmente, un 23% de la sociedad adulta española es obesa y un 38% sufre sobrepeso. Preocupa aún más que el porcentaje de niños y adolescentes con sobrepeso ascienda al 25%, mientras que el 15% son obesos. En definitiva, dos menores de cada diez de entre dos y 17 años sufren sobrepeso y uno, obesidad.

Los datos proceden de una nueva investigación llevada a cabo por la Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de las Enfermedades Metabólicas (SECO), en colaboración con otras ocho sociedades científicas relacionadas con el diagnóstico, manejo y tratamiento de la obesidad infanto-juvenil. El estudio, titulado “Initial approach to childhood obesity in Spain”, defiende el uso de la cirugía en niños y adolescentes con obesidad severa que hayan completado su desarrollo.

El objetivo del trabajo, que ha contado con la participación de 60 expertos, ha sido analizar los posibles tratamientos de la obesidad infantil ante el incremento de casos que se están produciendo en los últimos años tanto en España como en Europa.

Precisamente, un artículo publicado en Pediatric Health, abordaba recientemente la problemática de la obesidad infantil y recordaba que “la prevención de la obesidad en los niños debe ser la primera línea de tratamiento. La piedra angular del tratamiento de la obesidad infantil es la modificación de los hábitos alimenticios y de ejercicio. La disminución del tamaño de las porciones, la disminución de las comidas y bebidas altas en calorías y la reducción de las meriendas son las recomendaciones dietéticas más comunes para los niños obesos”

El plan en menores

Al parecer, sin embargo, la modificación de la dieta por sí sola a menudo no es suficiente para lograr una pérdida óptima de peso en los individuos con obesidad mórbida. Cuando la ingesta calórica disminuye, el metabolismo se ralentiza, resultando en la reducción del uso de calorías para lograr la pérdida de peso óptima y alcanzado disminuciones difíciles de mantener de entre un 5% y un 10%. Menos del 5% de las personas que intentan adelgazar con modificaciones en la dieta y ejercicio pierden una cantidad sustancial de peso y mantienen dicha pérdida. Es más, más del 90% suele recupera su peso dentro de un año. Datos que incitan a pensar que se deben buscar los tratamientos más eficaces posibles para la obesidad infantil.

A pesar de todo ello, los especialistas en cirugía de la obesidad tenemos que hacer una valoración adecuada y cuidadosa de los riesgos y beneficios cuando hablamos de adolescentes.

Varios estudios han demostrado reducciones significativas en el IMC en adolescentes obesos que han sido sometidos a cirugía de bypass gástrico. Hay datos que muestran un promedio de una reducción del 36% en el IMC de estos pacientes a los 5 años de la cirugía con los resultados mantenidos hasta 10 años después de la cirugía. Estos resultados son comparables a los reportados en adultos. Actualmente, y en EEUU, los criterios adolescentes que deben ser considerados para la para cirugía bariátrica en menores son:

– Han fracasado más de 6 meses de intentos organizados de control de peso con la ayuda de un programa multidisciplinario de pérdida de peso.

– Han alcanzado la madurez fisiológica.
– Tener obesidad mórbida con comorbilidades.
– Demostrar compromiso con evaluaciones psicológicas y médicas antes y después de la cirugía.
– Estar de acuerdo en evitar el embarazo por lo menos hasta 1 año después de la operación.
– Ser un menor capaz y dispuesto a adherirse a las pautas nutricionales postoperatorias.
– Demostrar capacidad de decisión y tener un ambiente familiar de apoyo.

Desde el Instituto de Obesidad, animamos a los padres a pedir consejo adecuado sobre el problema de sobrepeso y obesidad de sus hijos para recibir el tratamiento más adecuado y multidisciplinar.

miembros

Copyright Instituto de Obesidad 2017. Todos los derechos reservados.