Una muestra de orina para saber la calidad de la dieta

dieta.jpg

No es ciencia ficción aunque lo parece. Científicos británicos han desarrollado una prueba de orina que mide la salud de la dieta de una persona. La prueba, de tan sólo cinco minutos, mide los marcadores biológicos en orina creados por la descomposición de alimentos tales como carne roja, pollo, pescado y frutas y verduras.

El análisis, desarrollado por investigadores del Imperial College de Londres, la Universidad de Newcastle y Aberystwyth University, también da una indicación de la cantidad de grasa, azúcar, fibra y proteína que una persona ha ingerido. Aunque el trabajo se encuentra en una fase temprana, el equipo espera que con el desarrollo futuro de la misma se puedan rastrear las dietas de los pacientes. Incluso podría utilizarse como herramienta útil en programas de pérdida de peso para controlar la ingesta de alimentos.

La evidencia sugiere que las personas registran de manera incorrecta sus propias dietas e infravaloran los alimentos poco saludables mientras que informan sobre la ingesta de frutas y verduras y que la probabilidad de inexactitudes en los diarios de alimentos aumenta si una persona tiene sobrepeso u obesidad.

El profesor Gary Frost, autor principal del estudio, ha asegurado: “Una debilidad importante en todos los estudios de nutrición y dieta es que no tenemos una verdadera medida de lo que la gente come. Pero los estudios sugieren que alrededor del 60% de las personas informan mal de lo que comen en cierta medida. Esta prueba podría ser el primer indicador independiente de la calidad de la dieta de una persona y lo que realmente están comiendo.

En el estudio, publicado en la revista Lancet Diabetes and Endocrinology, los investigadores solicitaron a 19 voluntarios que siguieran cuatro dietas diferentes, durante tres días mientras se encontraban en un centro de investigación de Londres, durante el cual los científicos recolectaron muestras de orina por la mañana, por la tarde y por la noche.

El equipo de investigación entonces evaluó la orina para cientos de compuestos, llamados metabolitos, producidos cuando ciertos alimentos se descomponen en el cuerpo.

Estos incluyen compuestos que indican carne roja, pollo, pescado, frutas y verduras, así como dar una imagen de la cantidad de proteína, grasa, fibra y azúcar comido. También los que apuntan a alimentos específicos como cítricos, uvas y verduras de hoja verde.

A partir de esta información fueron capaces de desarrollar un perfil de metabolito de la orina que indicó una dieta sana y equilibrada con una buena ingesta de frutas y hortalizas. La idea es que este perfil de “dieta saludable” se podría comparar con el perfil dietético de la orina de un individuo, para proporcionar un indicador instantáneo de si están comiendo de manera saludable.

Los científicos entonces probaron la exactitud de la prueba con los datos de un estudio anterior. Este incluyó a 225 voluntarios del Reino Unido, así como a 66 personas de Dinamarca. Todos los voluntarios habían proporcionado muestras de orina, y mantuvieron información sobre sus dietas diarias. El análisis permitió a los investigadores en el presente estudio para predecir con precisión la dieta de los 291 voluntarios.
“Por primera vez, esta investigación ofrece una manera objetiva de evaluar la salud general de las dietas de las personas sin todos los molestias, sesgos y errores de registrar lo que han comido.

Avance en el futuro
La Dra. Isabel García-Pérez, coautora de la Facultad de Medicina de Imperial, explicó: “Necesitamos desarrollar la prueba más allá para poder monitorear la dieta basándonos en una sola muestra de orina, así como aumentar la sensibilidad. Una herramienta para la supervisión dietética personalizada para ayudar a mantener un estilo de vida saludable. No estamos en la etapa todavía donde la prueba puede decirnos que una persona comió 15 patatas fritas ayer y dos salchichas, pero está en camino”.

El equipo añadió que la tecnología podría un día ser utilizada junto con programas de pérdida de peso, así como en la rehabilitación del paciente, por ejemplo para ayudar a los enfermos cardiacos a seguir una dieta saludable.

La profesora Elaine Holmes, coautora del Departamento de Cirugía y Cáncer de Imperial, agregó: “Esperamos poner esta prueba a disposición del público en los próximos dos años. La idea sería recoger una muestra de orina en casa y entregarla a un centro local de análisis.

Desde el Instituto de Obesidad nos congratula saber que pruebas como está están en desarrollo para poder ayudar con más eficacia a nuestros pacientes.

miembros

Copyright Instituto de Obesidad 2017. Todos los derechos reservados.