Blog

Allurion-15_Blue-1200x800.jpg

Sin anestesia, sin ingreso, sin riesgos… La cirugía de la obesidad sigue evolucionado y el último hito se llama ‘balón elipse’. Se trata de un dispositivo en forma de cápsula lo suficientemente pequeña como para poder ser ingerida por boca y con un tubo adosado. Una vez en el estómago, el balón puede llenarse a través del tubo con hasta 600 ml. de líquido, tras lo cual aquél es retirado. Una vez cumplida su función terapéutica, el balón se vacía automáticamente mediante una válvula de operación autónoma y luego es expulsado del organismo a través del intestino.

Tras aproximadamente cuatro meses, el balón se desinfla automáticamente, momento en el cual su delgado recubrimiento se excreta de forma natural. El dispositivo, fabricado por Allurion Technologies de Wellesley, Massachussets, permite que el paciente pueda llevar un balón gástrico sin necesidad de pasar por quirófano, sin requerir anestesia, sólo con el consumo de una cápsula.

El futuro

Elipse es el primer balón gástrico del mundo que no necesita endoscopia ni anestesia. No requiere de endoscopia para su implantación y retirada y, por tanto, tampoco de anestesia. Está diseñado para auto-vaciarse y pasar con seguridad a través del tracto gastrointestinal. Se vacía automáticamente y se excreta de forma natural.

El paciente, en su primer día solo podrá ingerir líquidos, a partir del segundo día podrá tomar alimentos blandos y poco a poco se ira añadiendo una dieta normal.  El balón no funciona por si solo. Causa una sensación de saciedad y se deberán de reducir la cantidad y calorías ingeridas hasta el momento. Es importante llevar un control en las comidas para que el balón sea efectivo. El paciente puede ingerir hasta hasta tres balones durante su tratamiento.

Este revolucionario tratamiento ha sido sometido a estudios clínicos en personas con un índice de masa corporal (IMC) de 27-40. Los hallazgos indican una pérdida de peso promedio de 10 kilogramos. No sólo, los participantes también experimentaron mejorías en los niveles de triglicéridos y hemoglobina HbA1c (prueba sanguínea de diabetes tipo 2) y una reducción de ocho centímetros en la circunferencia de la cintura.

Desde el Instituto de Obesidad nos congratula comunicar y dar a conocer a conocer a los pacientes la incorporación a nuestra cartera de servicios de este balón. Actualmente, somos el único centro en Madrid que dispone de él y que, además, facilitamos a los pacientes junto con una báscula conectada con el centro médico para que nos lleguen actualizados en todo momento los datos de peso del paciente. Queremos transmitir a nuestros pacientes nuestra confianza en esta técnica a tenor de los resultados obtenidos y animarlos a preguntar todas las dudas que tengan sobre él.


elipse_slide_bueno.jpg

Días como el 20 de mayo se ‘apuntan en el calendario internacional’ para que la sociedad no baje la guardia ante las enfermedades que más diezman a la población. Y la obesidad es una de las principales. La propia Sociedad Española de Cirugía de la Obesidad y de sus Enfermedades Metabólicas (SECO) acaba de  reclamar una reflexión y un esfuerzo por parte de las autoridades sanitarias para facilitar la cirugía de la obesidad en Unidades Cualificadas y para promocionar las Unidades Altamente Cualificadas en Cirugía de la Obesidad.

Desde el Instituto de Obesidad trabajamos desde hace años por facilitar a los pacientes el acceso a centros de prestigio con equipos multidisciplinares y por este motivo el comunicado de la SECO nos parece de suma importancia.

“Cada día vemos en nuestras consultas más pacientes obesos, que además padecen diabetes, hipertensión, colesterol elevado, muchas veces están pendientes de una operación de artrosis de rodilla, y con un arsenal de medicamentos que toman cada día para intentar frenar los efectos adversos de la obesidad, pero sin tratar la obesidad, excepto la recomendación de ‘siga usted una dieta”, tal y como ha explicado el doctor José Antonio Ramírez Felipe, presidente de la SECO.

Pero como el mismo dice: “Además de intentar controlarlas con medicación, el objetivo terapéutico principal se debe centrar en el control y tratamiento de obesidad”.

Sabemos que la cirugía de la obesidad es el último recurso a emplear en un paciente y debemos recordar que existen muchos tratamientos eficaces para los afectados. De hecho, ellos deben conocer la llegada a España del llamado balón Elipse, disponible en nuestro centro, el primero de la Comunidad de Madrid que lo ha incluido en su ‘cartera’ terapéutica. Se trata del primer balón ingerible, es decir se coloca a través de la ingesta de una cápsula, pequeña fácil de tragar. Este hecho implica: sin anestesia, sin endoscopia, sin riesgos ni efectos secundarios. Es más, tampoco requiere de endoscopia para su retirada y, por tanto, tampoco de anestesia. Está diseñado para auto-vaciarse y pasar con seguridad a través del tracto gastrointestinal. Los datos de los recientes estudios que se están dando a conocer constatan su eficacia y seguridad. Los expertos en la lucha contra la obesidad creemos en la necesidad de ofrecer a los pacientes la terapia más individualizada, eficaz y segura posible. Y cuando la sociedad recuerda días como del que hemos hablado necesitamos hacer hincapié en que las unidades especializadas y los centros médicos de prestigio son la única opción segura y efectiva para los pacientes. Por todo ello, invitamos a todas las personas afectadas de sobrepeso y obesidad que quieran recuperar su salud que nos consulten.


balon-elipse-1200x785.jpg

Los globos gástricos son una opción emergente para pacientes con sobrepeso y obesidad con una masa corporal (IMC) mayor de 27. El Instituto de Obesidad se congratulaba esta semana de anunciar que el último globo gástrico, conocido como balón Elipse, ya está disponible por, primera vez, en la capital, en nuestro centro.

Su aprobación por parte de la Comunidad Europea ha permitido su introducción en países como Francia, Reino Unido o Italia. Tanto la comunidad científica, como los propios fabricantes de este dispositivo, no dudan de que, en breve, recibirá además la autorización de la  FDA de EEUU (la agencia estadounidense del medicamento). Precisamente, actualmente, están en marcha varios planes para su expansión comercial a otros países europeos y a  Oriente Medio.

Este tratamiento está siendo reconocido como seguro y eficaz en varios estudios científicos y, sobre todo, es importante recordar que Elipse de Allurion Technologies ha recibido el prestigioso Premio Innovación SAGES (Sociedad Americana de Cirujanos Gastrointestinales y Endoscópicos).

El dispositivo es el primer globo intragástrico sin necesidad de procedimiento del mundo: sin cirugía, endoscopia o anestesia. Es, además, el primero que recibe este premio. En estudios no aleatorios, la pérdida de peso lograda en pacientes obesos durante 6 meses de terapia con balón y consejo dietético más ejercicio ha sido de una media de 17,8 kg.

En Instituto de Obesidad nos congratula ser pioneros dentro de nuestras fronteras a la hora de ofertar este nuevo tratamiento a los pacientes: seguro, eficaz, sin cirugía ni anestesia. Estamos a disposición de todos los que quieran recibir información sobre este procedimiento que está revolucionando ya el tratamiento de la obesidad.


12enero-1200x750.jpg

A estas alturas pocos ponen en duda, la infinidad de beneficios para la salud que aporta la dieta mediterránea, pero la buena noticia hoy es que las evidencias científicas de este hecho se siguen acumulando y cada vez son más precisas. Por eso, desde el Instituto de Obesidad nos complace compartir con nuestros pacientes la llegada de un nuevo estudio, recogido incluso en el prestigioso diario ‘The New York Times’, que demuestra los beneficios cerebrales de la dieta mediterránea.

 

La dieta mediterránea -rica en verduras, frutas, aceite de oliva y granos enteros, y moderada en proteínas y grasas animales – reduce el riesgo de diabetes y enfermedad cardiaca, entre otras patologías. Ahora, investigadores de la Universidad de Edimburgo, dirigidos por la doctora Michelle Luciano, han medido el volumen cerebral utilizando imágenes de resonancia magnética.

 

Para su trabajo, los investigadores recopilaron información sobre los hábitos alimenticios de 967 escoceses de en torno a 70 años que no sufrían demencia, a 562 de las cuales se les hizo una resonancia magnética a los 73 años para medir el volumen total de su cerebro, el de la materia gris y el grosor de la corteza cerebral. De ese grupo, 401 personas regresaron para una segunda resonancia magnética a los 76 años, lo que permitió comparar sus volúmenes cerebrales y establecer una relación con su dieta.

 

Las personas que no siguieron tan de cerca la dieta mediterránea fueron más propensas a tener una mayor pérdida de volumen total de cerebro durante esos tres años que las personas que siguieron la dieta más fielmente, según el estudio.

 

Asimismo, los resultados, publicados en ‘Neurology’ no variaron cuando se tuvieron en cuenta otros factores que podrían afectar el volumen cerebral, como la edad, educación, parecer diabetes o presión arterial alta.

 

Al parecer, las personas mayores que siguieron una dieta mediterránea conservaron más volumen cerebral durante los tres años del estudio que aquellos que no la siguieron. “A medida que envejecemos, el cerebro se encoge y perdemos células cerebrales que pueden afectar al aprendizaje y a la memoria. Este estudio agrega pruebas que sugieren que la dieta mediterránea tiene un impacto positivo en la salud del cerebro”, ha asegurado la experta.

 

Desde el Instituto de Obesidad, queremos recordar a nuestros pacientes que la insistencia en mantener ciertos hábitos de vida saludables, como seguir la dieta mediterránea nunca es suficiente. Porque queremos que todos ellos estén al tanto de las verdaderas motivaciones de nuestros consejos basados únicamente en la excelencia médica y porque queremos que confíen en nosotros como fuente para encontrar los últimos avances científicos con impacto verdadero en la salud.


8enero.jpg

La respuesta a esta pregunta no puede ser más positiva: las evidencias científicas acumuladas demuestran que, efectivamente, la cirugía bariátrica puede ser una solución para la diabetes tipo 2, una enfermedad asociada, precisamente en buena parte de los casos,  al sobrepeso y la obesidad.

La diabetes tipo 2 es una patología crónica de gran impacto tanto porque eleva el riesgo de otras enfermedades como las cardiacas, como por su elevada incidencia y los costes sociosanitarios que acarrea. Sólo en España y según la Fundación para la Diabetes, la enfermedad afecta al 13,8 de la población española, aunque esta cifra va en aumento. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la actualidad hay más de 347 millones de personas con diabetes en el mundo y se calcula que las muertes por ella aumentarán más de un 50% en los próximos 10 años (en 2012 fue la causa directa de 1,5 millones de muertes).

La obesidad y la diabetes van íntimamente ligadas, ya que el 80% de los diabéticos tienen también problemas de sobrepeso, así que la cirugía bariátrica se ha perfilado como una solución para poner fin a los dos trastornos. Estudios internacionales han demostrado que en la mayoría de los pacientes intervenidos desaparece la diabetes justo después de la operación e incluso antes de que se inicie el proceso de pérdida de peso. Es más, la cirugía metabólica o cirugía de la diabetes se ha desarrollado como consecuencia de las observaciones de pacientes que eran obesos mórbidos y diabéticos y que eran sometidos a cirugía bariátrica. Se evidenció que a las pocas semanas de la operación, incluso antes de una bajada significativa de peso, se normalizaban los niveles de azúcar en sangre.

 

Porcentajes de éxito

Más positivo es aún el hecho de que hasta el 80-85% de los casos en los que está bien indicada la intervención, los pacientes  se curan y los pacientes pueden vivir sin necesidad de inyectarse insulina.

Los trabajos científicos realizados a largo plazo, como uno realizado con 400 personas a las que se les realizó un seguimiento de seis años, evidencian que, pasado ese tiempo, el 62% de los pacientes no tenía signos de diabetes y poseían mejores niveles de presión arterial, colesterol y triglicéridos.

En comparación, sólo el 6% al 8% de las personas que tomaron medicación, pero no se sometieron a cirugía, mostraron resultados similares.

Indicaciones de la cirugía

 

El candidato ideal es aquel que por algún motivo no puede llevar de manera correcta su tratamiento o aquellos pacientes con un especial mal control.

Los criterios para la selección de pacientes son los referidos en los Criterios de inclusión de la IFSO (International Federation for the Surgery of Obesity and Metabolic Disorders):

  1.  Diabéticos tipo 2 (no los tipo 1)
  2. Edad entre 25-65 años.
  3. Diabéticos tipo 2 con mal control metabólico: medicamentos y glicemias de difícil control (HBA1c>8%).
  4. Ideal menos de 10 años de diabetes.
  5. Menos de 5 años de insulina.
  6. Pacientes diabéticos con reserva pancreática (péptido C≥1ng/mL).
  7. No tener anticuerpos anti-células β pancreáticas.
  8. Pacientes diabéticos con sobrepeso (IMC < 35 kg/m2).

Los mejores resultados se logran en los pacientes que cumplen estos requisitos y especialmente en aquellos con una duración de la diabetes de menos de 5 años, así como los que obtienen una mayor pérdida de peso tras la cirugía.

Técnicas quirúrgicas

Las cirugías que buenos resultados en el control terapéutico de la diabetes (todas ellas con técnicas laparoscópicas – mínimamente invasivas) son las siguientes:

  • bypass gástrico en Y de Roux por laparoscopia,
  • el bypass duodeno-yeyunal por laparoscopia
  •  bypass gastroileal por laparoscopia.
  • Gastroplastia tubular o manga gástrica.

En definitiva, es importante si se tiene sobrepeso y, además padece diabetes tipo 2 ponerse en manos de equipos de profesionales que valoren además los riesgos que puede tener la cirugía bariátrica y los cuidados necesarios posteriores en los diabéticos.


3enero-1200x470.jpg

Desde el Instituto de Obesidad sabemos que el abordaje multidisciplinar de los pacientes es la clave para el éxito del tratamiento. Por ese motivo, queremos dar a conocer otros aspectos de nuestra atención especializada que pueden parecer menos importantes pero son tremendamente valiosos y han sido el pilar para el bienestar de muchos de los pacientes que han depositado su confianza en nosotros.

 

Hablamos de nuestros programas Cuídate. Toda una gama que incluye:

 

– Programa tonificante: se puede lograr la tonificación muscular necesaria, reafirmando la piel en las zonas más problemáticos y acabando así con la celulitis.

 

– Programa redúcete: el objetivo es reducir la grasa corporal en aquéllas zonas más resistentes a la pérdida de peso. Tres claves: reduce, reafirma, drena.

 

– Programa actívate: para plantarle cara a la retención de líquidos, hinchazón o problemas circulatorios.

 

Y no sólo, también disponemos de tratamientos efectivos como:

 

– Electroestimulación.

– Termoterapia.

– Presoterapia.

– Láser Verjú.

Lo más importante es que los pacientes estén informados de todo el abanico de terapias y tratamientos avalados científicamente que pueden contribuir a su bienestar y a la superación de problemas de peso de la forma más eficaz, más segura y más estética.

Como en ocasiones anteriores, no podemos dejar de reiterar que estamos a la disposición de todos aquéllos que quieran información y que necesiten una guía que les acompañe de la mano en la decisión de un cambio de vida. Nuestra primera consulta es gratuita, sin compromiso, sin excepciones, lo importante es la salud de los pacientes. ¡No esperes a 2018. Tu salud está en tus manos!



Los especialistas volcados en la lucha contra el sobrepeso y la obesidad a veces olvidamos recordar a nuestros pacientes que nuestros motivos para tratar de ganarle la batalla a este gran enemigo de la salud pública se fundamentan en la verdadera trascendencia que ambos problemas están teniendo sobre la salud de la población. De hecho, el llamado síndrome metabólico, un auténtico desconocido, se está convirtiendo en una auténtica ‘epidemia silenciosa’.

 

La obesidad y el síndrome metabólico son entidades clínicas complejas y heterogéneas con un fuerte componente genético, cuya expresión está influida por factores ambientales, sociales, culturales y económicos,

entre otros.  El incremento paralelo de la frecuencia de la obesidad y del síndrome metabólico es ya un fenómeno mundial.

 

Se estima que uno de cada cuatro adultos lo padecen, aunque muchos de ellos lo desconocen. No se trata de una enfermedad en sí, pero es una señal de aviso inicial. Muchas de las personas que lo padecen ni siquiera se encuentran mal. Pero es un claro indicador de que algo podría estar en camino de convertirse en un problema de salud grave.

 

¿Qué es?

 

Conocido también como síndrome X, síndrome plurimetabólico, síndrome de insulinorresistencia, síndrome de Reaven o CHAOS (en Australia) define la conjunción de varias enfermedades o factores de riesgo  en una persona que aumentan su probabilidad de padecer una enfermedad cardiovascular o diabetes mellitus.

 

¿Cómo se diagnóstica?

 

Su diagnóstico ayuda a los profesionales a tratar de reducir dichos riesgos.  Los especialistas dictaminan su cuando los pacientes presentan tres o más de los siguientes factores de riesgo:

 

  • Cintura grande. Exceso de grasa alrededor del estómago.
  • Alto nivel de triglicéridos. Tener 150 mg./dl o más.
  • Nivel bajo de colesterol de lipoproteínas de alta densidad (HDL). Menos de 40 mg/dl si es hombre y menos de 50 mg/dl si es mujer. El colesterol HDL es el ‘bueno’. Un nivel demasiado bajo en sangre aumenta las probabilidades de desarrollar enfermedades cardiacas.
  • Presión arterial alta. Tener 130/85 mm Hg o más
  • Niveles altos de glucosa en sangre en ayunas. Tener 100 mg/dl o más. Un nivel alto de glucosa en sangre es un signo de diabetes. 

 

¿Cuáles son sus síntomas?

 

Como ya hemos explicado anteriormente, una cintura grande es el único signo visible de riesgo de padecerlo. Sin embargo, otros pasan desapercibidos. Es importante tener en cuenta estas señales:

  • Sed extrema
  • Aumento de la necesidad de orinar
  • Visión borrosa
  • Cansancio

 

¿Cómo hacerle frente?

 

El primer paso es consultar con un especialista a la menor sospecha de su existencia. Es necesario cambiar los hábitos de vida (dieta sana, ejercicio, reducir los niveles de triglicéridos y glucosa en sangre y aumentar el colesterol ‘bueno’). Para todo ello es imprescindible reducir el peso. Por ese motivo es importante ponerse en manos de especialistas que controlen sus factores de riesgo y reduzcan esta ‘amenaza’.

 



Una de las razones por las que el Instituto de Obesidad ha realizado una apuesta en firme por dotar de contenidos semanales su blog es porque creemos que es un buen medio para acercar a la población las últimas evidencias científicas relacionadas con la salud, la alimentación y la prevención del sobrepeso y la obesidad. La última de ellas llega de la mano de un estudio de Frontiers in Physiology. El trabajo recoge que, como es bien sabido, una dieta alta en grasas puede contribuir a desencadenar un Síndrome metabólico, un grupo de síntomas que se presentan como factores de riesgo para la diabetes y las enfermedades del corazón.

 

Al parecer, los científicos han descubierto que la deficiencia de vitamina D es necesaria para que este síndrome avance en ratones, con alteraciones subyacentes en las bacterias intestinales. Si estos hallazgos se validan en humanos, los ‘baños de sol’ y los suplementos de vitamina D podrían ser una medida factible para abordar o, incluso mejorar el síndrome metabólico.

“Sobre la base de este estudio, creemos que mantener los niveles de vitamina D altos, ya sea a través de la exposición al sol, la dieta o la suplementación, es beneficioso para la prevención y el tratamiento del síndrome metabólico”, ha señalado l profesor Stephen Pandol, del Cedars-Sinai Medical Center, que ha colaborado en el estudio con el grupo de investigación chino  de Yuan-Ping Han en la Universidad de Sicuani.

 

Qué es el síndrome metabólico

El síndrome metabólico afecta a casi una cuarta parte de la población adulta del mundo y entre sus síntomas característicos se incluyen:  obesidad alrededor de la cintura y, por lo menos dos, de los factores de riesgo entre los que se encuentran: niveles altos de azúcar en la sangre, presión arterial alta o colesterol elevado.

 

Los enfermos, generalmente, también tienen exceso de grasa en su hígado. La principal causa del síndrome metabólico parece ser una dieta rica en grasa o carbohidratos. Sin embargo, los estudios observacionales también han vinculado el síndrome metabólico a la deficiencia de vitamina D, que afecta a 30-60% de la población mundial. Los autores del nuevo estudio han realizado importantes avances en la comprensión del papel causante de la vitamina D en este síndrome. “Un suplemento dietético suficiente de la misma podría poner freno de forma parcial pero significativa al trastorno causado por una dieta rica en grasas en ratones”, insisten los investigadores.

 

Ellos mismos, y de forma más específica, han demostrado que una dieta alta en grasas afecta el equilibrio entre las bacterias buenas y malas en el intestino. Esto induce hígado graso y aumenta ligeramente los niveles de azúcar en sangre en los ratones. Se suma a ello que una carencia vitamina D agrava el desequilibrio en la flora intestinal, lo que contribuye al hígado graso a gran escala y al síndrome metabólico.

 

Desde el Instituto de Obesidad tomamos buena nota de este avance científico a la espera de seguir las novedades que surjan en torno a él.

No dudes en consultarnos. Tenemos la mejor respuesta para ti.



Las Navidades están próximas, pero parece que los Reyes Magos han adelanto su visita, al menos, al Instituto de Obesidad. Es un honor y un placer compartir con todos la decisión de los pacientes, a través de TopDoctors,  de otorgarnos la máxima puntuación como especialistas de nuestra área, lo que para nosotros es el máximo ‘Certificado de Excelencia’.

TopDoctors es el primer y único directorio online de médicos, centros y clínicas de primer nivel en España, en el que los pacientes pueden elegir al mejor médico de cada especialidad, sabiendo que elija el que elija acertará, puesto que los profesionales del mismo han de superar un riguroso proceso de selección auditado.

El Instituto de Obesidad agradece este reconocimiento, a sus pacientes, y quiere recordales que estamos a su disposición para solventar los problemas de sobrepeso y obesidad de forma segura y eficaz, apoyados en los últimos tratamientos que más eficacia han demostrado.

El Dr. Adelardo Caballero es un célebre especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo, que destaca por su extensa actividad en cirugía bariátrica, laparoscópica, endoscópica y puerto único. Ha recibido formación de posgraduado en países como Israel, Suecia, Canadá y EE.UU. tras aprobar el prestigioso examen del Foreign Medical Graduate Examination in the Medical Sciencies (FMGEMS). Es el actual Coordinador y Director del Instituto de Obesidad de Madrid, y profesor de la especialidad en varias facultades de medicina de la ciudad. Pertenece a numerosas asociaciones nacionales e internacionales, y ha recibido importantes premios en reconocimiento a su labor médica.   

Entre otros de sus reconocimientos destacan:

  • Premio Diario Médico (Mejor Idea Sanitaria 2010) por el trabajo: “Reconstrucción del esófago con un injerto microvascular de yeyuno” por cáncer avanzado de laringe.
  • Premio de la Real Academia Nacional de Medicina a la mejor tesis Doctoral “Autotrasplante segmentario de páncreas en el cuello con microcirugía: Un nuevo modelo experimental” (Fundación López Sánchez) (2011).

Desde el Instituto de Obesidad queremos agradecer sinceramente a todos los pacientes la confianza depositada en nosotros y recordarles que seguimos trabajando por la excelencia de nuestra especialidad.



Comidas copiosas, bebidas alcohólicas en exceso… La celebración de las Navidades se asocia tradicionalmente al consumo de grandes cantidades de alimentos en pocos días, lo que inevitablemente provoca, además de la temida ganancia de peso, otros problemas gastrointestinales: ardor, pesadez, flatulencia, hinchazón abdominal y digestiones lentas y en algunos casos indigestión, que puede provocar diarreas, náuseas y vómitos.

 

Desde el Instituto de Obesidad, queremos aportarte una serie de consejos para ‘sobrevivir’ a estas próximas fiestas. Toma buena nota de ellas:

 

-Un buen inicio: Ingerir caldos calientes como primer plato, no a base de cremas, contribuye a reducir el apetito y prepara al estómago para la digestión.

 

-Concentración: Masticar despacio, centrarse en el plato que se está ingiriendo, contribuye a saborear la comida y ser consciente de las cantidades que se están ingiriendo.

 

-Estrategia: Escribir en estas fechas un diario de los alimentos ingeridos es una buena forma de recordar los ‘excesos’ y, aún más, una mejor ayuda para cumplir las metas fijadas sobre  el peso en un periodo de tiempo que todo son ‘tentaciones’. Un buen ‘truco’ es ingerir algún alimento saludable y poco calórico antes de ir de fiesta.

-Desayunar. Es la comida más importante del día. Un buen desayuno evita cometer excesos a lo largo del día.

 

-Poner límites. Los estudios demuestran que cuando una persona se enfrenta a una variedad de alimentos con diferentes gustos, texturas, olores, formas y colores, se come más, independientemente de si se tiene hambre o no. Se deben escoger los alimentos bajos en calorías (ensaladas verdes frondosas, platos de verduras y proteínas magras, y tomando porciones más pequeñas de los más ricos). De esa forma, se puede comer una mayor cantidad de alimentos pero reduciendo las calorías y sin la necesidad de sentirse cohibido.

 

-Refrescar la boca.  Si la sensación de saciedad ya está presente y no se quiere comer más, una buena opción es mantener el paladar fresco (caramelos, chicles…), ya que contribuye al aumento de sensación de plenitud y aleja de nuevas ‘tentaciones’.

 

-Mantenerse hidratado. Los días más señalados de estas fiestas es importante consumir abundante agua o infusiones que contribuyen a la sensación de saciedad.

 

-Abusar de la fibra. Con el calendario marcado por delante de las comidas y cenas señaladas, es aconsejable ingerir en abundancia durante el día y en las comidas que no son de festejo más alimentos ricos en fibra (pan integral, verduras, legumbres y frutas, porque ayudan a eliminar y proporcionan sensación de saciedad).

 

-Advertencia. Durante las Navidades el consumo de alcohol se incrementa. No hay que olvidar que contiene las mismas calorías que la grasa. Segunda advertencia: cuidado con los dulces.

 

Los expertos del Instituto de la Obesidad pueden aclarar todas las dudas y proporcionar las guías necesarias a los pacientes con obesidad y sobrepeso y, también a todos aquéllos, que no quieran aumentar su peso en las próximas fiestas.


miembros

Copyright Instituto de Obesidad 2017. Todos los derechos reservados.