Los alimentos light, engordan

6 diciembre, 2017 by Instituto de Obesidad
alimentos-light.jpg

El número de consumidores que llenan la cesta de la compra con alimentos en cuya etiqueta figura la palabra light ha aumentado considerablemente en los últimos años.

Desde el Instituto de Obesidad queremos indagar si realmente este tipo de productos ayudan a adelgazar o no o, incluso, engordan. Empecemos diciendo que, según la legislación, un alimento light es aquel que tiene un valor energético reducido y que aporta el 30% de calorías menos que el producto de referencia. Es decir, alimentos que tienen una menor proporción de sal o azúcar o grasas que sus homólogos.

Pese a ello, tenemos que reconocer que muchos consumidores caen en la tentación de ingerirlos en mayor cantidad pensando que no van a engordar. Nada más lejos de la realidad. El motivo: si bien son productos que contienen menos calorías que las versiones no lightno dejan de ser alimentos muy calóricos que debemos consumir con moderación. Basta uno ejemplo: una bolsa de patatas fritas de las pequeñas contiene 161 calorías y su versión light unas 120/130. En conclusión: estamos aportando, pese al alimento light, 100 calorías más a la dieta. Recordemos, además, que la industria alimentaria hace a menudo referencia a otros términos que pueden hacer que asumamos el producto como saludable o bajo en calorías sin que lo sea realmente: “ bajo en grasa”, “sin azúcares añadidos”, “ rico en fibra”, “ligero”…

Así, un producto bajo en grasa debe llevar menos de 3 gramos de las mismas por cada 100 de producto. Uno bajo en azúcares, llevará menos de 5 gramos por cada 100 gramos totales. En ninguno de los casos, aunque pueda parecer lo contrario, el bajo aporte calórico está asegurado asegurado. Todo esto sin contar que en muchos casos si se reducen las grasas se aumentan los azúcares o viceversa para garantizar el sabor del producto.

Tal vez por todos estos motivos ya han salido a la luz nuevos estudios que han puesto del revés a la industria alimentaria cuestionando estos productos y asegurando, incluso, que pueden contribuir al aumento de peso y a otras dolencias como la diabetes. Es el caso de los refrescos light que contienen aspartamo en lugar de azúcar. Un reciente estudio llevado a cabo en ratones por el Hospital General de Massachussets ha descubierto que acaba estas bebidas no lleven azúcar, pueden engordar lo mismo o más.

La legislación

Las reglas de etiquetado de la UE comprenden que los productos denominados habitualmente como light se corresponderían con los de “valor energético reducido”. Para que un producto aporte de verdad pocas calorías, debe estar etiquetado como de “bajo valor energético”. Esto quiere decir que no contiene más de 40 kilocalorías por cada 100 gramos en el caso de alimentos sólidos o de 20 kilocalorías por cada 100 mililitros en el caso de los líquidos. Una dieta sana debe contener entre 2.000 y 2.500 kilocalorías [que a veces se etiquetan como calorías a secas], dependiendo del peso y la actividad física que realiza la persona.

Por último, la UE tiene una categoría, “sin aporte energético”, que sólo podrá utilizarse si el producto no contiene más de 4 kilocalorías por cada 100 gramos o por 100 mililitros. La norma es de obligado cumplimiento desde julio del 2007.

Desde el Instituto de Obesidad queremos insistir que una dieta sana debe incluir frutas, verduras, legumbres, cereales, proteínas… y las salsas, los fritos, la bollería deben ser casi excepcionales. Lo más adecuado para llevar una dieta sana y equilibrada o tratar de perder peso es consultar con un especialista.

miembros

Copyright Instituto de Obesidad 2017. Todos los derechos reservados.