Cirugía bariátrica para mejorar también facetas de la vida personal

portada-nuevos.jpg

No es la primera vez que desde el Instituto de Obesidad hablamos de las ventajas de la cirugía bariátrica como tratamiento para la obesidad. Ahora, en esta ocasión, los datos llegan de la mano del último ‘JAMA Surgery’.

Al parecer, los beneficios médicos de la cirugía bariátrica van más allá de la mejora del estado de salud. Según un nuevo estudio, esta cirugía proporciona ventajas en otros aspectos más personales de la vida de los pacientes.

Investigadores suecos, dirigidos por  Per-Arne Svensson, de la Academia Sahlgrenska, acaban de constatar que los pacientes que se sometieron a cirugía bariátrica tienen una mayor probabilidad de casarse, separarse de su pareja o divorciarse.

“Hemos estudiado previamente los beneficios médicos de la cirugía bariátrica pero este nuevo trabajo muestra que otros aspectos también pueden cambiar después de la misma”, ha declarado Per-Arne Svensson.
La literatura científica previa ha constatado que la cirugía bariátrica promueva una mejor calidad de vida y las personas se vuelven más activas socialmente después de ella, lo que podría sugerir que sería más fácil encontrar pareja tras la intervención. En este estudio actual, los investigadores descubrieron que las personas que se sometieron a ella tuvieron  más probabilidades de encontrar una nueva pareja o de casarse en comparación con las personas control no operadas.
El estudio también detalló una asociación entre el grado de pérdida de peso y la posibilidad de encontrar un compañero.
Y no sólo. Se ha podido constatar que las separaciones y los divorcios son ligeramente más comunes después de la cirugía. Las razones subyacentes no están claras pero, en algunos casos, el nuevo estilo de vida adoptado por un individuo después del tratamiento puede llevar a que las parejas se separen.
También es posible que los efectos de la pérdida de peso, como una mayor autoconfianza y autoimagen, puedan empoderar a aquellos que se han sometido a ella y les ‘empuje’ al abandono de las relaciones no saludables.

Los investigadores reconocen, sin embargo, que se necesita más investigación para comprender mejor los factores que contribuyen a este cambio en las relaciones personales. Pero, sobre todo, es importante que los especialistas que atienden a los pacientes obesos sepan que las relaciones personales pueden cambiar tras la cirugía bariátrica, de modo que se brinde información y apoyo relevantes en este sentido, de considerarse necesario.

Hay que recordar que este tratamiento no conduce automáticamente a una relación disfuncional. Estudios previos han demostrado que la mayoría de las relaciones se fortalecen o no se modifican. “Este hecho, también, ha sido respaldado en este nuevo estudio donde se muestra que la mayoría de las personas que se sometieron a la intervención permanecen en la misma relación muchos años después de la cirugía”, ha recordado el autor principal del ensayo.

Este estudio está basado en dos grandes cohortes suecas de cirugía bariátrica: el estudio Swedish Obese Subjects (SOS) y el registro Scandinavian Obesity Surgery.

En el SOS, los investigadores compararon el estado de la relación autoinformada (incluidos los matrimonios y la cohabitación) en aproximadamente 2. 000 individuos que se sometieron a cirugía bariátrica y cerca de otros 2.000 con la patología pero que hicieron de grupo control. En el registro de Cirugía de Obesidad Escandinava se compararon las frecuencias de los matrimonios legales y los divorcios en aproximadamente 29. 000 personas que se sometieron a cirugía bariátrica y se compararon con individuos de control pertenecientes a la población general.

Ante todo, y lo más importante, es que los pacientes sepan que hay soluciones reales y eficaces para su patología y nuestro equipo del Instituto de Obesidad les ofrece la oportunidad de consultar cualquier duda.

Copyright Instituto de Obesidad 2018. Todos los derechos reservados.

Compruébelo aquí