Cómo aprender a comer bien

comer-sano.jpg

Desde el blog del Instituto de Obesidad hemos intentado día a día acercar a los internautas, a los pacientes y a sus familiares las novedades en el campo de la nutrición y el tratamiento de la obesidad.

Hoy queremos dar a conocer nuestro plan ‘Dietas’, un programa sencillo y eficaz para aprender a comer bien.

Sabemos que las dietas hipocalóricas representan el eje central del tratamiento. Las dietas bajas en calorías pretenden conseguir un balance energético negativo, es decir, que entren menos calorías de las que se queman. La dieta debe ser equilibrada en cuanto a los nutrientes y se debe adecuar a los gustos, costumbres y horarios de los pacientes. Hay que procurar que no represente una ruptura con la dieta anterior o, por lo menos, que la transición sea progresiva.

Es importante que sea variada, para que el paciente no caiga en la monotonía y abandone el tratamiento. Para lograrlo nuestro centro realiza una serie de pasos.

En primer lugar realizamos una Valoración del estado nutricional y objetivos, que consiste en utilizar distintas técnicas para evaluar el grado de obesidad en el adulto. El objetivo a alcanzar se establecerá a través de la valoración de la constitución, edad, sexo y estado psicológico del paciente. Además, el equipo de especialistas apoyado en un programa informático nos permite realizar el análisis de la composición corporal y establecer el peso saludable de forma personalizada.

Llevamos a cabo, además, una encuesta alimentaria con el fin de evaluar parámetros como la ingesta de energía, la ingesta alimentaria y farmacológica   de nutrientes, entre otros.

En este programa informamos, además, de aspectos de la nutrición desconocidos por la población.

¿Sabía usted que?

  • Normalmente, a los pacientes obesos, no se les detecta ningún problema hormonal.
  • El aumento de peso, que se considera normal con el paso de los años, es muy pequeño.
  • La sal no engorda. La sal es un mineral y no tiene calorías. Puede producir retención de líquidos en enfermedades como la insuficiencia cardíaca, renal o hepática, pero en personas normales no altera su peso.
  • La margarina vegetal tiene casi las mismas calorías que la mantequilla
  • El pan tostado, los bastones, la corteza de pan, tienen las mismas calorías que la miga.
  • La leche de vaca descremada tiene los mismos nutrientes que la leche entera, a excepción de las vitaminas liposolubles (A, D, E y K) y las grasas. Su contenido en proteínas y calcio es el mismo que la leche entera.
  • La capacidad de engordar de la pasta, depende básicamente de la salsa que se utilice.
  • La miel es un azúcar con calorías
  • Las vitaminas no engordan.
  • Comer rápido no influye sobre el peso, lo que suele ocurrir es que el comedor veloz ingiere más cantidad (ver más).

Y no sólo nuestro programa incluye asesoramiento en ejercicio físico y como no consejos generales entre los que destacan:

  • Acudir a un especialista para que le oriente
  • Realizar cinco comidas al día
  • Planificar de antemano lo que se va a comer (sobre todo en época de fiestas)
  • Preparar las comidas cuando no se tiene hambre
  • Ir a la compra con una lista cerrada
  • Establecer un horario fijo para las comidas
    Comer sentado y sin prisas
  • Utilizar platos pequeños
  • Masticar lentamente
  • No comer dos cosas a la vez
  • Beber entre 1.5-2 L. de agua al día
  • No picar entre horas
  • Pesarse cada 7-15 días, y no cada día
  • Buscar apoyo en la familia
  • Hacer una dieta variada y equilibrada
  • Evitar los fritos y rebozados
  • Utilizar condimentos
  • Intentar ser creativos en la cocina y apartarse de la monotonía
  • Evitar aportes calóricos sin valor nutritivo (refrescos, alcohol)
  • Complementar la dieta con ejercicio físico adaptado a su estado
  • Conseguir una pérdida de peso entre medio y un kilo por semana es correcto

Una vez conseguido el objetivo hay que hacer una dieta de mantenimiento. Este paso es muy importante, ya que la obesidad es un trastorno metabólico crónico y los pacientes tienen tendencia a recuperarlo. En esta fase es fundamental tener un contacto estrecho con su médico para poder ir corrigiendo pequeñas desviaciones en el peso. Desde el Instituto de Obesidad estamos abiertos a cualquier consulta y dispuestos a ofrecer nuestro consejo profesional a todos aquéllos que deseen bajar de peso o, simplemente, aprender a comer bien.

 

 

miembros

Copyright Instituto de Obesidad 2018. Todos los derechos reservados.

Compruébelo aquí