Obesidad y tabaquismo, una ‘pareja’ mortal

fumar-causa-obesidad.jpg

A los problemas de salud propios del sobrepeso y la obesidad se suman además otras enfermedades cuyo riesgo se dispara en estos pacientes como la diabetes, la enfermedad cardiovascular, la incontinencia urinaria, la artrosis y, al parecer, también la dependencia del tabaco.

De hecho, un  nuevo estudio realizado por expertos de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) y la Universidad de Bristol (Reino Unido) afirma que el aumento de peso y la obesidad pueden provocar un aumento del hábito tabáquico.

El trabajo, publicado en el último ‘British Medical Journal’, subraya que el aumento del índice de masa corporal (IMC), el porcentaje de grasa corporal y la circunferencia de la cintura se asociaron con más riesgo de ser fumador y con un mayor consumo de cigarrillos al día. Estos resultados fueron consistentes tanto en hombres como en mujeres.

“La prevención del tabaquismo es clave para reducir la carga mundial del cáncer y otras enfermedades crónicas, como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes”, ha apuntado Christopher Wild, director del IARC.

A diferencia de los estudios previos, esta investigación se basó en marcadores genéticos de la obesidad utilizando datos del Biobanco del Reino Unido, que cuenta con información genética de  500. 000 hombres y mujeres de entre 40 y 96 años recopilados entre 2006 y 2010, sobre datos antropométricos, de salud y de estilo de vida, así como muestras biológicas. De los 487. 409 individuos que fueron genotipificados en el Biobanco, se utilizaron datos de 372. 791 europeos.

“Este artículo permite comprender mejor la compleja relación entre obesidad y el hábito tabáquico, como el inicio y la intensidad del mismo, así como el impacto de la obesidad en su abandono”, explica Paul Brennan, uno de los autores del artículo.

El experto del IARC añade que el vínculo entre IMC y exposición al tabaco “puede originarse en una base biológica común para otras conductas adictivas, como la adicción a la nicotina y una mayor ingesta calórica”.

Este nuevo análisis de variantes genéticas relacionadas con la masa corporal destaca la compleja relación entre la obesidad y el tabaquismo. Se sabe que estudios observacionales previos muestran consistentemente una asociación inversa entre tabaquismo y peso corporal, es decir, los fumadores tienen un peso corporal más bajo en promedio que los no fumadores, posiblemente debido a un apetito reducido.

Sin embargo, paradójicamente, las personas tienden a aumentar de peso después de dejar de fumar, consecuencia quizá de una mayor ingesta calórica debido a la sustitución del hábito de fumar por la ingesta de alimentos.

“Estos nuevos resultados apoyan los beneficios potenciales de abordar conjuntamente estos factores de riesgo con medidas de salud pública que combinen control del peso y lestrategias de control del tabaco”,  han aclarado los autores.

El índice de masa corporal y la distribución de la grasa corporal influyen en los diferentes aspectos del comportamiento relacionado con el tabaquismo, incluido el riesgo de que las personas adquieran el hábito de fumar, su intensidad o el abandono de la dependencia. Estos resultados destacan el papel de la obesidad para influir en el inicio y el abandono del hábito de fumar, lo que podría tener implicaciones para las intervenciones de salud públicas destinadas a reducir la prevalencia de estos importantes factores de riesgo.

Desde el Instituto de Obesidad, asimismo, y a raíz de los datos expuestos en este estudio queremos también hacer hicanpié en los fumadores y fumadoras que no dejan el hábito por miedo a coger peso, un hecho que preocupa especialmente al sexo femenino fumador. Por este motivo, creemos que es importante apoyar a los pacientes que saben que ponen en riesgo su salud por su adicción al cigarrillo, pero que pueden dejarlo sin que repercuta en su peso, si se asesoran con profesionales que les ayuden a planificar su dieta y programen su ejercicio físico. A todos ellos, recordamos que estamos para cualquier consulta.

En estudio: https://www.bmj.com/content/361/bmj.k1767

en incontinencia urinaria https://institutodeobesidad.com/2018/05/14/incontinencia-urinaria-culpa-la-obesidad/

En diabetes https://institutodeobesidad.com/2017/06/28/grasa-abdominal-diabetes-enfermedad-coronaria/

En enfermedad cardiaca https://institutodeobesidad.com/2017/11/07/envejecer-obesidad-eleva-riesgo-insuficiencia-cardiaca/

En artrosis https://institutodeobesidad.com/2018/01/18/sabes-afecta-la-obesidad-la-salud-tus-huesos/

En IRAC https://www.iarc.fr/

miembros

Copyright Instituto de Obesidad 2018. Todos los derechos reservados.

Compruébelo aquí