Pon un aguacate en tu vida

avocado-933060_640.jpg

Sabroso, apetecible… es un alimento indispensable en la dieta que ‘casa’ muy bien con las ensaladas que tanto deberíamos degustar este verano. Se trata de una fruta muy conocida y cuyo consumo se ha extendido en los últimos años y cuyo origen reside en México, Guatemala, El Salvador y Perú. España está, incluso, entre los 15 primeros países productores de este fruto.

Una de las razones por las que ha aterrizado tarde en la dieta mediterránea es por su alto contenido en grasas, aunque la realidad es que es rico en grasas vegetales (monoinsaturadas, como el ácido oleico y también contiene un nivel elevado de ácidos Omega 3). En cambio, posee un bajo contenido de carbohidratos y casi insignificante en proteínas. Y contiene alrededor de un 2,5% de fibra. Es rico en potasio y altas dosis de vitaminas del grupo B, de vitamina D y de la superantioxidante E.

En los últimos años han proliferado los estudios que respaldan sus beneficios. Y se sabe ahora que es bueno para:

Corazón. La propia Asociación Americana del Corazón llevó a cabo un estudio que constató que las personas que siguieron una dieta moderada en grasa y que consumieron un aguacate todos los días tenían el colesterol LDL menor que aquellos que tenían una dieta similar sin un aguacate al día o en una dieta baja en grasa. El estudio se realizó con 45 pacientes sanos, con sobrepeso u obesidad que tenían entre 21 y 70 años. De hecho varios trabajos han demostrado que el consumo regular de beta-sitosterol y otros esteroles vegetales ayudan a mantener un nivel saludable de colesterol.

Cerebro. Investigadores de la Universidad de Tufts (Estados Unidos) aseguran que el consumo diario de aguacate fresco puede mejorar la función cognitiva en personas mayores tras observar un aumento en los niveles de luteína en los ojos, según datos de un pequeño estudio publicado en la revista ‘Nutrients’.

El estudio se llevó a cabo con 40 adultos sanos mayores de 50 años que durante seis meses comieron un aguacate fresco al día y, tras este periodo, observaron un aumento del 25% en los niveles de luteína en sus ojos y mejoraron significativamente la memoria de trabajo y sus habilidades para resolver problemas.

La luteína es un pigmento de la familia de los carotenoides que suele estar presente en frutas y verduras y se acumula en la sangre, los ojos y el cerebro, actuando como agente antiinflamatorio y antioxidante. Cada aguacate tiene unos 369 microgramos de luteína.

Vista. Los ácidos grasos Omega 3 ayudan a prevenir patologías oculares relacionadas con la retina como la degeneración macular o el ojo seco de ahí que el aguacate sea el mejor aliado de nuestros ojos.

Embarazo. Su alto contenido en ácido fólico es fundamenta para la salud del bebé durante la gestación.

Ayuda a perder peso. Dentro de las grasas monoinsaturadas de los aguacates encontramos el ácido oleico, necesario para que el hambre tarde más en aparecer. Además, tiene fibra que ayuda a conseguir un estómago plano.

Osteoporosis. Los estudios  demuestran que la vitamina D es esencial para mantener los huesos fuertes y evitar la osteoporosis de ahí que se recomiende el consumo de verduras de hoja verde oscura, espinacas y el brócoli, de coles de bruselas, perejil o lechuga pero, también, de kiwis y aguacate.

Desde el Instituto de Obesidad recomendamos el consumo de aguacate y un buen momento para empezar puede ser en estos días estivales. Asimismo recordamos que cualquier necesidad de consejo dietético, el equipo del IOB estará encantado de resolverlo.

miembros

Copyright Instituto de Obesidad 2018. Todos los derechos reservados.

Compruébelo aquí