Cinco hábitos para evitar la obesidad en niños y adolescentes

niños-comiendo-frutas.jpg

Cualquier estudio que aporte pistas sobre cómo evitar la obesidad en la población infanto-juvenil es una gran noticia si tenemos en cuenta los datos tan alarmantes sobre esta enfermedad en nuestro país.

Por este motivo, Instituto de Obesidad quiere acercar hoy los datos de un reciente estudio publicado en el ‘British Medical Journal’.

Al parecer, los niños y adolescentes cuyas madres siguen cinco hábitos saludables: llevar una dieta saludable, hacer ejercicio con regularidad, mantener un peso corporal saludable, beber alcohol con moderación y no fumar, tienen un 75% menos de probabilidades de ser obesos que los hijos de madres que no siguió ninguno de esos hábitos, según el trabajo llevado a cabo por la Escuela de Salud Pública de la Harvard TH Chan.

El trabajo, llevado a cabo con los datos de 24,289 niños de entre nueve y 18 años inscritos en el estudio Growing Up Today que nacieron de 16,945 mujeres pertenecientes al famoso estudio Nurses ‘Health Study II, constató además que cuando tanto la madre como el niño se adhirieron a estos hábitos, el riesgo de obesidad fue un 82% menor en comparación con las progenitoras y descendientes que no lo hicieron.

“Nuestro estudio ha sido el primero en demostrar que un estilo de vida saludable en general supera a cualquier factor de estilo de vida saludable individual seguido por las madres cuando se trata de reducir el riesgo de obesidad en sus hijos”, dijo Qi Sun, profesor asociado en el Departamento de Nutrición y autor del estudio.

Los investigadores encontraron que 1,282 de los menores (el 5,3%), desarrollaron obesidad durante un período medio de seguimiento de cinco años. La obesidad materna, el tabaquismo y la inactividad física se asociaron fuertemente con la obesidad en niños y adolescentes.

Si bien la mayor caída en el riesgo de obesidad se observó cuando las madres y los niños siguieron hábitos de vida saludables, muchos de los mismos tuvieron un impacto notable en el riesgo de obesidad infantil cuando se evaluaron individualmente.  Los hijos de mujeres que mantuvieron un peso corporal saludable (índice de masa corporal 18.5-24.9) tuvieron un riesgo 56% menor de obesidad en comparación con los hijos de mujeres que no mantuvieron un peso saludable, mientras que los hijos de madres no fumadoras tuvieron un 31% menor riesgo de obesidad en comparación con los hijos de madres adictas al tabaco.

Los expertos del Instituto de Obesidad queremos recordar la necesidad de poner freno a la obesidad desde los primeros años de vida, por ese motivo invitamos a los padres que tengan hijos con sobrepeso u obesidad a que nos consulten.

Copyright Instituto de Obesidad 2018. Todos los derechos reservados.

Compruébelo aquí